Nuestros/as mayores

Aunque cada vez son más las personas jóvenes que sufren problemas de audición, los mayores de 55 años son el sector más afectado.

Los especialistas recuerdan que los problemas de audición conducen a un progresivo aislamiento, al abandono de aficiones y a cambios de hábitos.

Además, hay que recordar que, en muchos casos, la pérdida de audición relacionada con la edad puede ser hereditaria, por lo que acudir a revisiones periódicas puede prevenir su aparición o que no se agudice si ya ha aparecido.